El Banco Central anunció que no subirá la tasa de interés de los plazos fijos, la que se mantendrá en 75% anual. El organismo nacional decidió no aplicar aumentos, luego de que los últimos dos datos de inflación marcaron una pequeña desaceleración frente al máximo de 7,2% mensual de julio. No obstante, la entidad monetaria dijo que «continuará monitoreando la evolución de los precios en el marco del proceso de normalización de la política monetaria».

«La autoridad monetaria considera que la tasa de referencia contribuye a consolidar la estabilidad financiera y cambiaria y continuará monitoreando la evolución de los precios en el marco del proceso de normalización de la política monetaria», afirmó el Central en un comunicado de prensa.

En el mismo aseguró que el Directorio «presta especial atención a la evolución pasada y prospectiva del nivel general de precios y la dinámica del mercado de cambios. Este accionar se complementa con una coordinación con el Ministerio de Economía de la Nación para que la estructura de tasas de interés del BCRA presente una relación razonable con las letras del Tesoro Nacional».

El Central aplicó la última suba de tasas hace un mes, cuando elevó en 550 puntos básicos la tasa de política monetaria, es decir la tasa que pagan los plazos fijos en argentina, que pasó de 69,5% a 75% anual. Aquella fue la tercera suba de tasas de interés que aplicó en un plazo de dos meses, luego de que el 28 de julio subió 800 puntos la tasa de Leliq, que pasó de 52 a 60% anual, y el 11 de agosto fijara una suba de 950 puntos, para alcanzar el 69,5% anual.